Agenda

AGENDA:
Todos los #LunesTVP a las 18h UTC y un día antes #DomundTVP a las 17h UTC en Team Speak 3 (voice.thevenusproject.com | TVP)


sábado, 16 de noviembre de 2013

¡¿De verdad nos van a obligar a bajar de 8 horas al día?!

La creatividad es el factor más importante para determinar el éxito futuro de una empresa. Frente a un mundo cada vez más complejo de cambio en las relaciones de poder globales, tecnologías disruptivas y volúmenes de datos crecientes; las empresas se basan en la creatividad para mantener la diferencia. Ese es el resultado de una encuesta realizada entre 1.500 ejecutivos de todo el mundo publicada por IBM en 2010.

Entonces, ¿qué hace usted cuando es una multinacional tecnológica y quiere mantenerse al frente de la ola? Construye una máquina creativa.

El sistema aún sin nombre combina grandes cantidades de datos con algoritmos con capacidad de decisión para generar productos realmente creativos. El sistema demuestra su creatividad artificial a través de la producción de recetas de cocina, pero el método se puede aplicar igualmente a otros campos creativos.

La creatividad computacional es la última hazaña que sale del T.J. Watson Research Center, el centro de innovación de IBM, que también es responsable de la computadora de ajedrez Deep Blue y el sistema de inteligencia artificial Watson. En una reciente publicación de investigación Lav Varshney y su equipo explican cómo funciona el sistema.

Para poder construir un sistema creativo, primero hay que definir qué es la creatividad. Para sus fines, los autores formulan una definición utilitarista de la creatividad: la generación de un producto o servicio que sea nuevo, útil y valioso para un grupo social bien informado. En el caso de la cocinera artificial, el nivel de creatividad de sus recetas es juzgado por un equipo de chefs en base a su originalidad y sabor.

Los productos creativos generados por ordenador no son nuevos, hay programas que escupen poemas, arreglos musicales o demostraciones matemáticas. Sin embargo, estas IAs no son capaces de evaluar su propio trabajo con el fin de determinar si se trata de algo bueno. En todos los casos, un ser humano tiene que seleccionar la salida para recoger las piezas valiosas.

La aportación novedosa del equipo de IBM es la introducción de un componente selectivo en su sistema. La máquina creativa no sólo puede generar millones de recetas nuevas, también puede seleccionar las diez más sabrosas.

Para lograr esto el sistema se basa en toneladas de datos. Varshney y sus colegas lo alimentaron con decenas de miles de recetas y otros datos acerca de la cocina tales como estilos y métodos de preparación. También agregaron contenido sobre dominios de conocimiento relacionados pero claramente diferentes porque la cocina creativa es más que una mezcla de las recetas existentes. Las nuevas ideas surgen cuando los conocimientos probados se exponen la nueva información.

El cocinero artificial tiene que evaluar su propia producción para seleccionar los productos más originales y mejor degustación de acuerdo a los estándares humanos. Para darle esa capacidad el equipo de IBM utiliza una evaluación basada en datos que imitan la percepción humana.

La forma en que experimentamos el sabor está determinada en gran medida por cómo huele la comida. Para crear un modelo de la percepción humana el equipo cargó datos acerca de las propiedades de los compuestos químicos y la información acerca de cómo su olor es percibido por los seres humanos. Para evaluar los platos la máquina creativa los descompone en sus componentes químicos constituyentes y las tasas de acuerdo a la cantidad de seres humanos a los que les gusta.

El sistema también evalúa la originalidad de un plato. Resulta que hay una fórmula matemática para eso. Llamado sorpresa bayesiana, que se basa en una base de datos de recetas existentes para calcular la probabilidad de que un observador ya conoce el objeto.

El equipo creativo puede funcionar de forma autónoma o en interacción con seres humanos. En sus conclusiones, los autores señalan que la creatividad es un reto tanto para los seres humanos como para las máquinas. La gente encuentra difícil captar grandes cantidades de información y por lo tanto tienen menos material con el que jugar. También somos muy lentos. "Un sistema de creatividad computacional puede probar cuatrillones de las ideas a la vez [...]. Estas creaciones pueden ofrecer ventajas por ser totalmente "fuera de la caja" a través de grandes saltos de pensamiento más que cambios graduales evolutivos".

Fuente: IBM Presents The Creative Machine
Publicar un comentario